“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”: trayectoria de una biblioteca itinerante narrada desde diferentes geografías. Parte 1.

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”: trayectoria de una biblioteca itinerante narrada desde diferentes geografías. Parte 1.

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”: trayectoria de una biblioteca itinerante narrada desde diferentes geografías. Parte 1. 595 1061 Lavinia Hirsu

Por Rosario Obregón (peruana escribiendo desde Estados Unidos)

Mi Primer Libro Perú es el producto del encuentro entre la necesidad y la oportunidad: entre las carencias en una parte del mundo y la sobre abundancia en otras. Desde el año 2016, gracias a la generosidad de diversas instituciones y a través del trabajo de voluntarios entre los que se cuentan maestros, bibliotecarios, estudiantes universitarios, familias enteras, procuramos el rescate de miles de libros ilustrados en California, USA y los destinamos a iniciativas en el Perú, particularmente aquellas dirigidas a reclamar el rol de miles de docentes y promotoras del nivel inicial del sistema de educación público. El valor de estos libros reside en el rico contenido visual que ofrecen. Vimos la oportunidad de propiciar primeras experiencias de lectura a partir de las imágenes, las texturas, las formas, los diversos estilos artísticos, los temas representados en miles de libros que habiendo completado su ciclo de circulación en una parte del mundo encuentran un nuevo propósito, nuevos lectores en nuevas geografías.

COVID nos trajo transformaciones tecnológicas que bajo otras circunstancias hubiesen demorado mucho tiempo en concretarse y nos dio la oportunidad de crear encuentros de capacitación remota con muchos de los destinatarios de estos libros. Entre estos se destacó un extraordinario grupo de mujeres, docentes, promotoras, madres de familia que atienden las necesidades de poco más de mil doscientos niños y niñas matriculados en instituciones educativas del nivel inicial en la provincia de Yauyos, Perú.

Bajo el liderazgo de la entonces especialista del nivel, Mery Yataco y su equipo de Docentes Fortaleza, con el acompañamiento de Caroll Castro, fundadora de Ucumari Cartonero, se desarrolló un programa de capacitación previo a la llegada de los libros que permitió a maestras y promotoras familiarizarse con sus contenidos y prepararlas para las interacciones que se dieron a partir de ellos. Se asignaron 5 libros por niño distribuidos en 1200 Bibliomochilas, bolsos viajeros gestionados por las propias familias que transportaron y circularon los libros en frecuencias acordadas entre las docentes y las familias tanto en zonas rurales como urbanas, desiertos bibliográficos tan comunes en el país. La posibilidad de exponer a los niños y niñas participantes del programa a 6000 libros que se hallan circulando en el ámbito geográfico cubierto por la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) Yauyos nos dio también la oportunidad para establecer alianzas académicas con instituciones como la Facultad de Educación Inicial de la Universidad Católica del Perú a través de Carmen Sandoval asesora del grupo de estudiantes del Equipo de Responsabilidad Social cuya contribución a la llegada y distribución de los libros fue decisiva. Otro partner estratégico ha sido la investigación a cargo de la magister Diana Cruz, estudiante becada en la Universidad de Glasgow en el programa Erasmus Mundus ‘Children’s Literature, Media and Culture’ quien acompañó el proyecto… (ver Parte 2).